Tema

Confinamientos
Confinada

«Confinamientos»

El confinamiento en el que, con distintas intensidades nos hemos visto sometidos durante la pandemia de COVID-19 desde hace varios meses, nos  deja muchas preguntas respecto al modo en el que vivimos. Confinarse significa cerrar las fronteras físicas hacia lo externo y vivir hacia adentro, modificando las escalas, así como la relación que establecemos con nuestro entorno inmediato. Esto ha significado que el espacio íntimo se vuelve un espacio de seguridad pero en muchos casos también un territorio de batallas; no todos vivimos el aislamiento y lo que implica en términos de individuo, pareja, familia o colectividad de la misma manera. El confinamiento ha venido a mostrarnos de frente con toda la desigualdad del sistema económico brutal en el que vivimos; no todos podemos aislarnos, el confinamiento es también un privilegio.

El festival busca darle voz a los distintos estados que hemos experimentado: la soledad, el miedo, la incertidumbre, el cambio en las dinámicas laborales y escolares, los hábitos alterados, el insomnio, la seguridad o inseguridad del hogar, las batallas personales, las actividades de los muchos que por diversas razones no pueden quedarse en casa, todo ello, con la incierta promesa del regreso a una “nueva normalidad”.

Es muy pertinente reflexionar no sólo sobre el aislamiento sino también sobre las repercusiones que éste ha tenido en nuestras vidas. La incertidumbre de esa “vida normal” que nos espera, se alimenta del miedo que persiste al contagio, así como de nuestro escepticismo frente a las múltiples fuentes de información, tanto oficiales como aquellas producto del rumor y las redes sociales. Todo esto, sabiendo que al final del camino está también la crisis económica global. Es en estos momentos de enorme incertidumbre, en los que la expresión se convierte en una forma de acción reflexiva, de pensar-haciendo, que nos permite entender nuestra situación al tiempo que se la relatamos a alguien más. Es tiempo de expresarse.